Espectáculo

Los tablaos son lugares de encuentro, herederos de los antiguos cafés cantantes, que hoy día atraen a espectadores de todo el planeta y cuyo espacio reducido les permite entrar en contacto directo con el arte y saborear la esencia del flamenco. A nuestro particular tablao hemos invitado al mismísimo… ¡Fryderyk Chopin!

¿Por qué?

El espectáculo “Tablao Chopin” es un viaje musical por el universo artístico del compositor polaco y el mundo del flamenco, en búsqueda de analogías entre géneros aparentemente distintos a primera vista; es una especie de romance entre la obra del genio decimonónico y una manifestación artística que estaba a punto de gestarse en el otro extremo de Europa.

Si nos adentramos en las peculiaridades de la época del Romanticismo, destaca a primera vista la frecuente inspiración folklórica. El paisaje, las costumbres y la música popular polaca que acompañaron a Chopin durante su infancia son el alma de sus mazurcas y polonesas. Por otro lado, las melodías y bailes populares de Andalucía constituyen un elemento clave en la mezcla heterogénea que dio lugar al género flamenco.


La fotografía pertenece a la exposición fotográfica “Habitantes del Flamenco” de Javier Caró.

La obra de artistas españoles de aquella época nos sirve también como puente de unión entre Chopin y el flamenco. Nos referimos aquí, a su amiga la cantante Pauline Viardot-García.

La fotografía pertenece a la exposición fotográfica “Habitantes del Flamenco” de Javier Caró.

La música de Chopin y el flamenco reflejan con similar dramatismo e intensidad las emociones innatas del ser humano y su experiencia vital: la tristeza, la alegría, el dolor, el amor, la soledad o la inquietud. En las piezas de Chopin también podemos sentir un testimonio de los acontecimientos históricos que trastornaron su patria y le obligaron a emigrar. Lo mismo ocurre en el flamenco, un arte nacido en la encrucijada de culturas y capas sociales, en un ambiente que para algunos de sus creadores también era una especie de “país extranjero”, donde las vivencias personales se entrelazan con los ecos de la situación política y social.

¿Qué es el extranjero y qué es la patria? Estos términos quedan diluidos a través de la fascinación de los creadores del espectáculo por otras realidades culturales. En “Tablao Chopin” se encuentran artistas andaluces con artistas polacas que emigraron a España por su amor al arte flamenco y la música. Gracias a su encuentro se unen dos círculos musicales. El repertorio se compone tanto de piezas clásicas, entre otros,  la Mazurca op. 17 núm. 4 y la transcripción de Pauline Viardot – Faible Coeur y Berceuse, como de formas flamencas tradicionales: el polo, la guajira, cantiñas  salpicadas con las notas del compositor polaco arregladas para piano y guitarra.

En este singular concierto volveremos a descubrir lo conocido, buscando similitudes e inspiraciones mutuas: aire dancístico de la música y los melismas del canto… Tal vez una joven cantante y pianista de familia sevillana, llamada Pauline Viardot-García, ya pensó sobre todo esto mucho antes que nosotros al realizar las transcripciones de algunas de las mazurcas de su amitié amoreuse

ELENCO

PIANO: ANITA SUŁKOWSKA

GUITARRA: GORI MAZO

CANTE: MARCOS MARTÍNEZ ESLAVA

SOPRANO: URSZULA BARDŁOWSKA

BAILAORAS: ELIZA MIŚCIOR
Y EMILIA DOWGIAŁO

La fotografía pertenece a la exposición fotográfica “Habitantes del Flamenco” de Javier Caró.

REQUISITOS TÉCNICOS
Escenario con suelo acústico
Piano de cola
Sillas y atriles
Microfonía*
Iluminación*

*El espectáculo puede organizarse en versión acústica, sin embargo para espacios grandes requiere sonorización. Además, la versión teatral se realiza con iluminación.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: